jueves, 15 de mayo de 2008

HIDROGRAFÍA

Los grandes ríos de Portugal tienen un carácter internacional al tratarse de cauces que nacen en el estado español y desembocan en el Océano Atlántico. Este hecho geográfico ha dado lugar a a conflictos a lo largo de la historia entre ambos países tanto por problemas fronterizos como por utilización del agua. En el norte de Portugal tenemos los casos del río Limia, Miño y Duero.
El último acuerdo suscrito entre España y Portugal se produjo el 30 de noviembre de 1998 y se conoce como Convenio de Albufeira para la protección y aprovechamiento sostenible de las aguas de las cuencas hidrográficas hispano – portuguesas. Lo que se pretende es conseguir el equilibrio entre la protección del medio ambiente y el aprovechamiento de los recursos hídricos necesarios para el desarrollo sostenible de ambos países, a la vez que se previenen los riesgos que puedan afectar a las aguas o ser ocasionados por ellas. La entrada en vigor se produjo el 12 de febrero de 2000.

Mapa extraído de los acuerdos entre los Ministerios de Medio Ambiente de España y Portugal

EL RÍO MIÑO

Las tres cuencas principales que riegan el norte de Portugal son las de los ríos Miño, Duero y Limia. La del Miño es la más extensa del territorio gallego y norte de Portugal. Ocupa una superficie total de 17026 kilómetros cuadrados.




Nacimiento del río Miño en Meira (Lugo)

El alto curso del Miño, se caracteriza por su amplitud morfológica y por la gran densidad de la red fluvial. Se trata de una morfología aplanada que contrasta con su paso por la provincia de Ourense en la que los sectores de morfología cerrada se encadenan con otros en los que priva la amplitud. Los materiales graníticos dominantes favorecen la aparición de laderas descarnadas con paisajes ruiniformes.

Cerca de su desembocadura el engarce entre las diferentes depresiones tectónicas y el valle del Miño origina una apertura morfológica que llega hasta el tramo final de su recorrido.

Desembocadura del río Miño



Entre las poblaciones de Valença y Tui, muy próximas a esta desembocadura, existe un puente realizado por Gustave Eiffel que aún hoy en día está en uso y que permite en enlace por ferrocarril entre España y Portugal.

EL RÍO DUERO

La cuenca del Duero tiene una extensión total de 97.290 kilómetros cuadrados, de los que 18.338 se encuentran en Portugal. La depresión del Duero se configura como un valle de sedimentos terciarios y cuaternarios limitada por los montes galaico-leoneses y las cordilleras Cantábrica, Ibérica y Central. Aunque su altitud en casi todo el recorrido está por encima de los 700 metros, es en Portugal donde baja hasta los 130 metros en el pueblo de Saucelle en la confluencia con el río Agueda. Aunque el río Duero nace en el sistema Ibérico (Picos de Urbión), su desembocadura se encuentra cercana a la ciudad de Oporto.





Se trata del río más largo del norte de Portugal (213 Km) y su caudal medio, antes de desembocar en el Atlántico, en la estación de aforo de Oporto, oscila entre los 650 y los 675 m³/s. En su recorrido por Portugal tiene varias esclusas que lo hacen navegable por pequeñas embarcaciones de transporte y turismo. En sus cuencas es donde se produce el famoso vino de Oporto.

Perfil del río Duero

EL RÍO LIMIA


De los tres ríos principales del norte de Portugal, el río Limia es el menor de ellos. Nace en el monte Talariño (Ourense) y recorre 41 kilómetros sobre tierras de Portugal desembocando en la población de Viana do Castelo.


La fama del río Limia (denominación alusiva al caracter pantanoso del terreno) se relaciona con otro nombre por el que se le conocía en la antigüedad, el Lethes, río del olvido. La leyenda sostenía que quienes lo cruzaban se olvidaban de todo su pasado, incluso de su propio nombre. La creencia llegó a ser tan fuerte que los soldados romanos se negaban a cruzarlo.


Hoy en día se trata de un río muy degradado en el que se está inviertiendo mucho dinero en recuperarlo.